Rome

(perdone el desastre de acentos pero estoy en teclado nepali)

Trastevere fue mi barrio Romano durante cuatro días. Mi adorable barrio romano.

Disfrute cada día recorrer sus estrechas calles adoquinadas repletas de trattorias tradicionales y de un sinfín de bares. Trastevere fue el barrio que me abrazo tras la estafa de Don Gianccarlo y donde me perdí las cuatro noches después de dejar los pies recorriendo Roma. En la Piazza Santa Maria disfrute mi ultima pizza romana en mi ultima noche sentada en los escalones de le fountain, mientras observaba con detención todo a mi alrededor, intentando memorizar la temperatura fresca de la noche, la imagen de jóvenes en fiesta, de niños jugando alrededor, de los vecinos del barrio paseando a sus diminutas mascotas, intentando memorizar cada aroma y el sabor de mi comida. En mi momento perfecto repase mis cuatros dias en Rome. Como disfrute pasear por las calles de la antigua Roma! Porque si bien visite el Vaticano, El Coliseo Romano y el Foro, entre otros, el piaccere de Rome esta en sus calles, en su gente, en los hombres gritando Bella!!… Grazie!! incluso en el olor a tabaco y cafe en sus calles.

A Roma hay que lanzarse a caminar, hay que mirar a su gente y decir Bongiorno!! Bonasera! En mi momento perfecto repase mi estadía en Orsa Maggiorie y a las chicas que conoci ahi. La mayoría viajeras que van solas recorriendo las ciudades de Europa con algo que va mas allá del coraje, con pasión. Pasión por conocer, por recorrer, por vivir. En Orsa Maggiorie conocí también a Diana, una chica mexicana tan enamorada de su país que, como ella misma decía, parecía la verdadera Embajadora de México, y con quien aprendimos tanto de nuestros respectivos países en tantas conversaciones que tuvimos en la semana que viajamos juntas por Venecia, Viena y Praga. Conversaciones sobre viajes, familia, historia, política, religión, sobre amores y desamores.

Roma fue un perfecto inicio de mi viaje porque si te resistes a la tentación de verlo todo en tiempo récord y en vez de ello, disfrutas y saboreas con calma su calles antiguas, lo mas probable es que Roma despierte tus sutiles sentidos.

Anuncios